Mediante un comunicado firmado por Antonio Fernández, rector de la Universidad Nacional de Salta, desde la institución remarcaron que “Quienes incurrieron en estos hechos, sepan que no encontrarán en la comunidad universitaria ni en sus autoridades justificación alguna a lo que hicieron”.

Las autoridades de la Universidad Nacional de Salta (UNSa) consideraron que en pleno estado de derecho es inadmisible el uso de la violencia para ejercer la protesta o plantear un reclamo por más justo que lo considere un grupo social y político.

Menos aún en el ámbito de la Universidad pública donde debe primar el respeto al otro, la libertad de opinión, la racionalidad de los argumentos frente a la violencia en cualquiera de sus manifestaciones y el ataque falaz a la persona humana, subraya el escrito.

Quienes incurrieron en estos hechos, sepan que no encontrarán en la comunidad universitaria ni en sus autoridades justificación alguna a lo que hicieron, señala; y agrega, además de agredir a un docente invitado de nuestra universidad, nos hacen retroceder en la larga lucha del movimiento estudiantil por el boleto educativo que compartimos como miembros de la comunidad universitaria.

Libertad de cátedra e igualdad de posibilidades educativas están contenidas en dos de los principios básicos del sistema universitario que se apresta a celebrar el centenario de la reforma universitaria y que no estamos dispuestos a resignar frente al uso de la violencia, describe el escrito, que lleva la firma de Antonio Fernández, rector de la Universidad Nacional de Salta.