Analistas de medios nacionales aseguran que la ola de decretazos macristas dejo mudos, incómodos y quietos a los peronistas que pedían buena convivencia con Macri. Urtubey aparece como el más perjudicado a meses de las internas en el PJ.

Lo escribió Pablo Ibañez, el columnista político de Ámbito Financiero, en una nota publicada hoy. La misma resalta que la actitud del nuevo presidente congeló, por ahora, una reacción unívoca de los gobernadores del PJ que pedían colaboración con la nueva gestión nacional que a fuerza de “decretazos” y de asumir “las formas” que muchos criticaban a  Cristina de Kirchner; borró “de la superficie los atisbos de peronismo amable y deja sin argumento ni campo de acción a figuras como Juan Manuel Urtubey, el gobernador de Salta, que se recortaba en el cielo peronista como un renovador elegante y republicanista”.

El escrito no culmina allí en lo que a la estrategia del salteño se refiere en tanto preciso que “Urtubey fue, de hecho, el cacique más elogioso con Macri por el almuerzo en Olivos y cuerpeó para sentarse en la conferencia como el rostro del nuevo peronismo. A los dos días, su hermano senador objetó el decreto de la Corte y luego se licuaron los halagos. Con sus medidas -a las que algunos, en el PJ, suman lo ocurrido con Cresta Roja- el Presidente clausura, o dificulta al extremo, el esfuerzo de cualquier peronista para ser Macri friendly”.

En relación al salteño, el mismo analista recuerda que “Pablo Kosiner, diputado top de Urtubey, uno de los que bajaron a la asamblea legislativa de Macri a contramano de lo que decidió el bloque, cuestionó la intervención del AFSCA. ´Es un retroceso en los derechos comunicacionales´, dijo el salteño y pareció ampliar la foto de familia del peronismo opositor. Kosiner quería ir al Consejo de la Magistratura en lugar de Fernández Sagasti”.