En medio de la intervención judicial al Partido Justicialista, el coordinador de Intendencia, Pablo Outes, se refirió en el programa “Día de Miércoles” a las viejas prácticas políticas que alejó a un grupo de dirigentes. Diferenció también la administración municipal, de la provincial. 

Outes quien en todo momento se referencia como justicialista a pesar de hoy pertenecer a un espacio político que se identifica con otro sector, dejó en claro sin titubear, las razones del alejamiento de un grupo de dirigentes del PJ local: “nosotros nos fuimos porque en su momento era o aceptar que el hijo de Godoy sea candidato a diputado; el hermano del gobernador sea senador y la hija de Isa diputada nacional, entendíamos que no eran expresiones de un concepto político, eran mas bien  expresiones de situaciones de poder que algunos de los funcionarios estaban usando al extremo y cerraban las puertas a las personas que nos interesaba hablar de un proyecto, por eso nos fuimos, no por dejar de entender una doctrina  social y justa”.

Las palabras de Outes en el programa que conduce la colega Mónica Abiles, tienen asidero en la respuesta de la gente en las últimas elecciones, a lo que se suma la necesidad de un gobierno que gestione acciones concretas. 

“Nosotros vamos a seguir pero esta a la vista que la gente busca gestión. La situación es muy preocupante. Tenemos elementos que nos hacen presumir que la provincia está frente a un endeudamiento histórico. Yo creo que Salta esta debiendo cerca de los mil millones de dólares, situación que nunca se vivió. Desde el 2007 estamos llegando a los 92 mil empleados públicos, que demuestra también una incapacidad de generar un Estado mas eficiente para la gente. Es lo único que nos preocupa, a las cuestiones políticas le damos el lugar que tiene pero aquí hay una realidad social, productiva, de salud, cultural que está en crisis. El grupo político nuestro encabezado por el intendente y por una confluencia de partidos entendemos que Salta ciudad tiene que cambiar, y estamos trabajando; pero también tenemos preocupación sobre lo que pasa en la provincia, porque han pasado 10 o 12 años y nada ha cambiado, hemos atrasado.

Consultado sobre las críticas y las dudas que despierta la gestión de la obra pública con fondos nacionales, indicó el principal alfil de Gustavo Sáenz, que es fruto del marco político existente donde ya se avizora un proceso electoral, lo que se trata de “viejas prácticas”.

Mientras recibe algunos cuestionamientos y hábil para marcar errores políticos y de gestión, Outes destacó que el trabajo  municipal recoge frutos y el intendente percibe hechos concretos.