Ayer se informó cómo Rodolfo Urtubey preparaba una declaración de repudio a lo que ocurre en Venezuela.  La iniciativa fue frenada por Miguel Ángel Pichetto, quien  prefirió no pelearse por ahora con La Cámpora en el senado nacional.

Miguel Pichetto demoró una declaración contra Venezuela que impulsaba el senador salteño Rodolfo Urtubey. Según los medios especializados la decisión de Pichetto buscó evitar una pelea con los kirchneristas de su bloque con quienes se prepara para enfrentarse cuando arribe Cristina Kirchner en diciembre.

Por eso mismo “ni bien ingresó en la reunión de labor parlamentaria pidió postergar un repudio a la convención constituyente convocada por Nicolás Maduro, que había trabajado su compañero Rodolfo Urtubey”, precisa La Política Online.

Rodolfo Urtubey, decíamos ayer, es mano derecha de Pichetto y presidente del Grupo Geopolítico de América Latina y del Caribe (GRULAC), uno de los seis grupos geopolíticos que conforman la Unión Interparlamentaria Mundial (UIP) y de los tantos organismos continentales que existen aunque ninguno con decisiones vinculantes para sus países miembros.

Desde ese lugar, el senador impulsó una declaración para desconocer la elección de la asamblea legislativa realizada en Venezuela que desplazó al parlamento de ese país, dominado por la oposición. Además, en el documento solicitaba al Gobierno de Venezuela que “se restablezca el Estado de derecho y se cumpla de modo urgente con los principios republicanos de gobierno y con el pleno ejercicio de la democracia en el país”.

Pichetto sabía que volvería a cruzarse con sus pares kirchneristas en el recinto y prefirió demorar ese momento para la sesión del 7 de septiembre, para sorpresa de los jefes del resto de los bloques. No era difícil imaginarse la reacción: en Diputados, las espadas del FpV rechazaron un repudio a Maduro, consensuado por el resto de los bloques en la Comisión de Relaciones Exteriores, presidida por la macrista Cornelia Schmidt-Liermann.