El diario El Espectador de Colombia asegura que la visita del Papa Francisco a Bogota produjo un milagro: que ayer miércoles no hubiera homicidios en una urbe con tres asesinatos diarios. Lo aseguró el alcalde bogotano Enrique Peñalosa.

Transcribimos el informe del diario colombiano.

Hasta el pasado 31 de julio, el número de homicidios en Bogotá ascendía a 644, lo que indica que, en promedio, diariamente tres personas pierden la vida de forma violenta en la ciudad. Sin embargo, este miércoles –día en el que el papa Francisco arribó a la capital para su periplo por el país– no se registraron crímenes en la ciudad.

Así lo dio a conocer a través de su cuenta en Twitter el alcalde Enrique Peñalosa, quien no dudó en atribuir la buena noticia al sumo pontífice, que este jueves –sumado a una reunión con el presidente Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño y su visita a la catedral Primada en la Plaza de Bolívar– oficiará una multitudinaria misa en el parque Simón Bolívar.

Bogotá, una urbe de casi ocho millones de habitantes, amaneció hoy prácticamente paralizada por las restricciones de tráfico y medidas de seguridad dispuestas por las autoridades con motivo de la visita del papa.

La Alcaldía de Bogotá declaró día cívico, con lo cual no habrá atención en las oficinas públicas ni clases en colegios, medida que las universidades también adoptaron para facilitar el tránsito a los actos del pontífice.

El centro de la ciudad fue blindado en la madrugada de hoy por centenares de policías y soldados que cerraron todas las vías de acceso, por las que solo pueden circular vehículos con una autorización especial.

También está restringido el acceso de vehículos en un amplio sector del oeste de Bogotá, donde está ubicado el parque Simón Bolívar, en el que esta tarde Francisco oficiará su primera misa campal en el país, a la que se espera asista cerca de un millón de personas.

Igualmente, hay bloqueos en calles adyacentes a la Carrera Séptima, por donde el pontífice pasará hoy en un recorrido en papamóvil que hará entre la Plaza de Bolívar y la nunciatura, situada en el tradicional barrio de Teusaquillo.

Los cortes de tráfico hacen que algunos sectores estén prácticamente desiertos hoy y otros al borde del colapso por lo desvíos que tiene que tomar los taxis y buses de transporte público.

“No están dejando pasar el transporte por el centro y los buses los están desviando todos hacia la Avenida Caracas, lo que formó un embotellamiento terrible. Voy a llegar por lo menos con una hora de atraso al trabajo”, dijo a Efe Mary Pabón, una empleada que se dirigía al sector de Chapinero.

Otras personas relataron que Transmilenio está colapsado en el centro porque todas las rutas fueron desviadas a las mismas avenidas. En el sector de El Salitre se vive una situación similar, porque el tráfico fue canalizado hacia calles alejadas del Parque Simón Bolívar, una restricción que se prolongará hasta esta noche, horas después de que concluya la misa.

Fuente: El Espectador de Bogota