A la amenaza  que recibió el intendente Saénz por sacar los boliches de la calle Balcarce ahora se suma otra que ocurrió tiempo atrás pero al subsecretario de Control Comercial.

En una entrevista el subsecretario de Control Comercial, Nicolás Avellaneda, comentó al respecto del tema boliches en la zona Balcarce, que las amenazas también se las hicieron a él, cuando asumió su cargo, pero las minimizó y no pasaron a mayores como ahora se ha registrado un revuelo tras un audio de WhatsApp en el que intimaron al intendente salteño.

“El funcionario sostuvo que la Municipalidad tiene trato habitual con el hermano del empresario vinculado a una conspiración para amedrentar al intendente a través de un sicario”, aseguran desde FM Profesional.

Además Avellaneda recordó que hay una zona establecida en el Código de Planeamiento Urbano para el emplazamiento de boliches bailables, y la idea desde que asumió la gestión Sáenz es que el corredor Balcarce sea exclusivo para los rubros confitería y restaurantes con bandas en vivo.

Compartir
Artículo anteriorTolo, el viajero
Artículo siguienteLa plaga no para