Fue apresado Reinaldo Delfin Castedo, el hombre acusado de matar a Liliana Ledesma en Salvador Mazza. Profugo desde hace 8 años y con pedido de captura nacional e internacional, Castedo era desde la clandestinidad l mayor proveedor de cocaína del país.

Reinaldo Delfín Castedo es hoy noticia nacional y el diario La Nación le dedica un amplio informe en su edición de hoy. Era buscado desde hace ocho años y a pesar de que tenía pedido de captura nacional e internacional, desde la clandestinidad seguía manejando la organización que se había convertido en uno de los mayores proveedores de cocaína a distribuidores de Europa.

“Fue señalado como el creador y jefe de estructura llamada “narcopolítica” y narcojudicial que dominó el tráfico de droga en la frontera caliente entre Salvador Mazza, en Salta y Yacuiba, en Bolivia. Según fuentes judiciales, el 28 junio pasado, uno de sus testaferros, de apellido Torino, intentó desalojar a un grupo de campesinos para quedarse con un campo de ubicación estratégica, en el límite con Bolivia y así ampliar la capacidad para ingresar cocaína desde ese país”, precisa La Nación.

Según el mismo medio, en Salvador Mazza eran varios los vecinos que afirmaban haber visto a Castedo, aunque éste fue apresado a 1830 kilómetros de ese lugar en el que había instalado la base operaciones de su organización, acusada de mandar importantes embarques de cocaína a Europa, especialmente a Italia, España y Portugal, camufladas en cargamentos de carbón.

“Castedo fue detenido ayer, minutos después de las 16, en uno de los ingresos de Parque Leloir, a pocos metros del cruce del Acceso Oeste y Martín Fierro. Cuando un grupo de efectivos de la Gendarmería interceptó la camioneta Toyota Hilux que manejaba, con una cédula azul a nombre de otra persona. Castedo no opuso resistencia, ni estaba armado. Le alcanzó con mirar alrededor suyo para confirmar que no tenía forma de escapar. Si bien tenía un documento falso, no negó ser Delfín Castedo. Estaba rodeado por veinte gendarmes. Había efectivos de la Unidad Operaciones Antidrogas, de Unidad de Inteligencia Buenos Aires Sur y del Grupo Alacrán”, relata La Nación. La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, confirmó la detención.

Hace seis meses, los fiscales federales de Orán y de Salta, José Luis Bruno y Eduardo Villalba lograron obtener una serie de números de teléfono vinculados con Castedo. Esta información se sumó al seguimiento sobre los integrantes del entorno de Castedo que venía realizando el fiscal Diego Iglesias, a cargo de la Procuraduría de Narcocriminalidad. A partir del trabajo conjunto de los tres fiscales y de la Gendarmería se determinó que, desde hace varios meses Castedo se había instalado en Buenos Aires. También se estableció que, a pesar de tener un pedido de captura nacional e internacional había logrado entrado y salir en varias oportunidades de la Argentina, inclusive está confirmado que, en 2010, realizó un viaje a Italia.

Castedo fue acusado de traficar droga a Europa en embarques de carbón que se mandaban desde el puerto chaqueño de Barranqueras. Una metodología y rutas calcadas a la que utilizó la organización desbaratada en el denominada operativo “Carbón blanco”. La causa contra Castedo se reactivó luego que su nombre apareció entre los imputados que habrían sobornado al ex juez federal de Orán Raúl Reynoso.

Liliana Ledesma

El diario La Nación da cuenta también de la otra causa por la que buscaban a Castedo: por ser el presunto autor intelectual del homicidio de la comerciante Liliana Ledesma, ocurrido en septiembre de 2006, en Salvador Mazza. La víctima era la esposa de Gilberto “Gili” Villagomez, un supuesto narco boliviano asesinado de diez balazos en diciembre de 1999. Ledesma denunció que a su esposo lo mataron porque le reclamó una deuda al fallecido diputado provincial Ernesto Aparicio, vinculado con Castedo.

Ledesma fue asesinada de siete puñaladas en 2006. Cuatro años después un tribunal condenó a prisión perpetua a María Gabriela Aparicio, hermana del legislador provincial, y a otros seis imputados. Por este asesinato también fue procesado Raúl “Ula” Castedo, hermano de Delfín.

Este último imputado comparte abogado con Alejandro Maurín, el presidente del Consejo Deliberante de Salvador Mazza, detenido en febrero pasado acusado de integrar una banda que llevaba 287 kg de cocaína. La droga fue hallada en un camión Mercedes Benz que perteneció al diputado Aparicio, el aliado político de Castedo.