El filósofo, docente y ensayista Darío Sztajnszrajber fue uno de los expositores en la tercera jornada de debate sobre el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en el Congreso. “Una mujer que no decide sobre su propio cuerpo es una ciudadana de segunda”, señaló. Video.

SA)

Sztajnszrajber destacó la necesidad de que la discusión sobre el proyecto de aborto legal sea un debate político y no metafísico. Resumimos los puntos más destacados de su discurso.

1.

No sirve discutir posiciones metafísicas, ya que nunca nos vamos a poner de acuerdo. (…)

Metafísica es una palabra que viene del griego y que quiere decir “que está más allá de la física”, o sea de la naturaleza. Es una concepción de las cosas que excede toda forma de comprobación última, por eso termina siempre autojustificándose a sí misma. Jamás podría haber acuerdo entre un creyente y un ateo en temas como la existencia de Dios o del alma.

2.

¿Cuándo comienza la vida? ¿Cuándo se trata de una persona? ¿Cuánto abarca la vida? ¿Hay vidas más importantes que otras? Cada posición va construyendo una red de conceptos asociada que termina justificando lo que previamente querían justificar. No estamos hablando de otra cosa que de la post verdad.

Es mejor no discutir metafísica para dirimir cuestiones públicas. Dejémosla para la  elección que hacemos en nuestra vida privada. Para construir el orden social hagamos política. El aborto es una cuestión política. Hablemos de política.

3.

Nuestra sociedad tiene que hacerse cargo de las desigualdades sociales que condenas a muchísimas mujeres en situación de desventaja social a la práctica de aborto en condiciones infrahumanas. Cada mujer que se desangra por falta del acceso exige que el Estado intervenga. Política, no metafísica.

4.

Nuestra sociedad tiene que hacerse cargo de garantizar que cada cual pueda desarrollar en su vida privada la concepción metafísica que desee. Lo único que debe resguardar la ley es que nadie imponga su propia concepción como razón de Estado.

5.

Si se promulgase esta ley de interrupción voluntaria del embarazo, nadie te va a obligar a vos a que abortes. No sigas vos obligando a muchísimas mujeres a no decidir por sí mismas. Política, no metafísica. El aborto es una cuestión política: hagámonos cargo.