El estudio fue pedido tras las agresiones verbales a una periodista en Metán.

El juez de Violencia Familia y de Género de Metán, Carmelo Paz, recibió hoy al economista Javier Gerardo Milei para una pericia psicológica en el marco de la causa que se lleva contra él por violencia de género contra la periodista Teresa Frías.

En el marco de una conferencia que Javier Milei brindó en la sede del Colegio de Abogados de Metán, en Salta, la periodista de InfoSalta realizó una pregunta que alteró al disertante. Por esta razón el juez de la localidad prohibió al economista volver a dar charlas o conferencias en Metán. Hoy continuaron las diligencias.

El diálogo

“Teniendo en cuenta las políticas keynesianas a las que hacías mención, por qué considerás que en Estados Unidos -desde el New Deal en adelante- funcionaron y en la Argentina no?”, preguntó Frías.

A lo que Milei respondió :”¿Vos sabés entre qué años fue la Gran Depresión? Fue entre 1929 y 1933. ¿Y sabés en qué año se publicó la mier… esa de la Teoría General? En 1936. ¿Vos me querés explicar cómo hizo Roosevelt para aplicar las políticas de un libro que todavía no había sido escrito?”

Ante el exabrupto del economista la periodista dijo que era un totalitario. El disertante contestó :”¿Entendiste eso? Acabas de decir una burrada y yo lo que estoy tratando de hacer es de desasnarte, ¿no te queda claro que dijiste una burrada? No sabés nada de keynesianismo. ¡Yo no soy totalitario, solamente estoy diciendo que sos una burra y que hablás de cosas que no sabés!”

Frías explicó que ella creía en la pluralidad de voces, pero fue interrumpida por Milei: “Esta bién, pero pluralidad de voces no es que dos más dos es cincuenta y siete mil ochocientos veinticinco. Dos más dos es cuatro. Lo que dijiste es una burrada. Hablaste de algo que no sabés ¿De qué me venís a hablar? ¡La totalitaria sos vos que te ponés a opinar de cosas que no sabés un carajo!”.

Pasada la situación, Teresita Frías dijo que se sintió “violentada” en la discusión con Milei. La periodista dijo que era un “showman” y también agregó que el economista no tuvo en cuenta “la idiosincrasia del norteño” y lamentó su “actitud autoritaria”. Luego continuó con medidas legales.