Una familia porteña tipo, necesitó al menos $20.000 para llegar a fin de mes. El dato alcanza a matrimonios con dos hijos, no propietarios, que no tiene autos ni prepaga. En el caso de los hogares “dueños”, la canasta total es de 16.175 pesos

Para llegar a fin de mes, una familia tipo -matrimonio con dos hijos menores- con un consumo “ajustado” necesitó en el mes de junio de al menos 20.000 pesos para subsistir.

Así lo reflejó la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, que valuó en $19.899 los costos de una canasta de consumo media durante un mes. Se trata de $663,30 por día, de acuerdo al informe de ese organismo oficial difundido ayer.

El dato está lejos del nivel de ingresos de muchos hogares porteños de estas características. Incluso, la canasta de consumo considerada es bastante austera: supone que la familia no cuenta con auto ni cobertura de salud privada, los chicos asisten a la escuela pública y pagan un alquiler de tan solo 3.723 pesos.

Otro dato importante es que el gobierno porteño calcula que, para estas familias, la electricidad, el gas, el agua y el transporte público representaron el mes pasado en la economía doméstica 1.012 pesos.

En comparación con diciembre, la canasta total subió en $4.160. El encaracimiento está en sintonía con las mediciones inflacionarias, ya que representa un alza de 26% en tan solo 6 meses. Y respecto de junio de 2015, el alza es del 44,7 por ciento.

La estadística revela el ajustado nivel de vida que atraviesan los porteños. Semanas atrás, el mismo organismo oficial expuso, de acuerdo al relevamiento realizado en el primer trimestre, que la mitad de los porteños ocupados como empleados, asalariados, profesionales o cuentapropistas ganaba menos de $10.000. Aún si tuvieran un incremento salarial de 20% entre abril y junio, el grueso de las personas con empleo apenas podrían cubrir el costo de esa canasta familia.

Ahora bien, aquellas familias tipo que son propietarias de la vivienda necesitaron el mes pasado 16.175,60 pesos para cubrir la canasta de alimentos y artículos básicos. La suba significó un aumento del 3,6% contra el mes anterior y del 45,9% en un año.

En los primeros seis meses del año, la canasta total, que define el nivel de pobreza, aumentó un 28,6% por ciento, mientras que la canasta alimentaria, que determina el nivel de indigencia, registró en junio pasado un costo de 6.887,83 pesos. Es un alza de 4,01% respecto del mes anterior y acumula en el último año un aumento del 43,75 por ciento.

En el primer semestre del año, la canasta integrada sólo por alimentos básicos, experimentó un incremento del 25,99%, menos que la total.

La Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires es la única repartición oficial que confecciona ambos indicadores, ya que el INDEC, recién tiene previsto difundirlo el 22 de septiembre, según el cronograma de normalización de estadísticas de ese organismo nacional.

Fuente: Infobae