La fiscal a cargo de la causa “Alberto Nisman” informó que el barrido electrónico realizado “dio negativo” por no encontrarse restos de pólvora en las manos del fallecido como ocurre con quienes disparan un arma. Indicó también que el resultado no es inesperado porque el bajo calibre del arma hacía posible el resultado.

La noticia surgida a partir de las declaraciones de la fiscal del caso, Viviana Fein, ya es presentada de manera distinta según los medios que tratan la misma. Los medios opositores al gobierno nacional presentan el resultado negativo de manera tajante: el resultado negativo significaría que no se encontraron vestigios de pólvora en la mano del fiscal algo que debe hallarse en todo aquel que efectúa un disparo. A partir de allí dejan abierta la sospecha de que un tercero podría haber efectuado el disparo, algo que las pericias realizadas en el día de ayer desestimaron.

Por su parte, los medios oficialistas informan sobre el resultado negativo pero resaltan el resto de las declaraciones que la fiscal del caso realizo a Radio Mitre: aclaró que ello “no es un resultado inesperado”, porque el calibre del arma hallada “no permite” que ese estudio dé un resultado distinto. “Esto no descarta que él se haya disparado”, algo que la autopsia “ha confirmado de manera categórica”, aclaró. “Eran muy pocas las partículas de residuos que se levantaron en el lugar. Además al ser un calibre .22 y no un arma de guerra, usualmente este provoca que el barrido electrónico no arroje resultados positivos”, argumentó Fein en diálogo con Marcelo Longobardi en radio Mitre.

La funcionaria judicial añadió que aún “hay que esperar los resultados sobre la sangre que encontramos en el arma y en el lugar; todo eso se coteja directamente con ADN”, para determinar si la sangre es del fiscal o hay rastros de otra persona y adelantó también que durante el día recibirá los resultados de distintas medidas técnicas encomendadas a la Prefectra y la Policía Federal.