Elecciones 2017: detienen a dos candidatos del Frente de Izquierda en Mar del Plata. Es por supuesta violación a la veda electoral; “Nos llevan sin orden judicial”, reclamó uno de los involucrados.

Una comisión policial ingresó esta mañana a un local partidario del Frente de Izquierda – PTS y detuvo a seis militantes, entre ellos al menos dos candidatos de la fuerza en estos comicios, por supuesta violación a la veda electoral.

El despliegue en la sede de Jujuy 2928 se realizó poco antes de las 11 y derivó en un clima de tensión entre los efectivos, la gente que en esos momentos estaba en el lugar y otros compañeros que acudieron ante la situación que se estaba dando.

“Nos llevan sin orden judicial y supuestamente por tener un cartel partidario en la puerta, como tienen otras fuerzas en sus locales”, dijo Gustavo Vicini, candidato a senador provincial por la Quinta Sección Electoral, cuando estaba esposado y a punto de ser ingresado a un móvil policial para su traslado a la Comisaría 2a. La misma suerte corrió la postulante a concejal Libertad Martínez.

Vicini dijo que más temprano alguien que no se identificó pasó por el local y avisó que los carteles de identificación política no podían estar a la vista. Y que el siguiente paso fue el allanamiento que terminó con seis personas esposadas y detenidas. “Golpearon a compañeras mientras nosotros estamos tratando de garantizar las elecciones”, advirtió.

Los otros detenidos, según datos aportados por referentes del Frente de Izquierda – PTS, fueron Nahuel Rodríguez, Rodrigo Garat, Denise Alonso y Agustina Bonfelt.

El principal referente de la fuerza y primer candidato a concejal en el distrito, Alejandro Martínez, repudió el operativo e insistió que el espacio físico del partido se utiliza habitualmente durante las elecciones para coordinar la fiscalización.

La fuerza había tenido ayer un protagonismo destacado en la marcha que se realizó aquí para pedir justicia por Santiago Maldonado, movilización que se desarrolló en el centro de la ciudad con plena normalidad.

Fuente: La Nación