En la gestión macrista, se creó un puesto de trabajo en el sector primario por cada 15 destruidos en la industria. Lo asegura un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda.

Durante el último año y medio, se creó un puesto de trabajo en el sector primario por cada 15 destruidos en la industria, resaltó un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda, en base los datos oficiales del Sistema Integrado Previsional Argentino, informados por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

El estudio destaca que el empleo privado registrado cuenta con unos 16.000 puestos de trabajo menos para en la comparativa entre mayo del corriente año y fines de 2015, con pico del deterioro en agosto 2016.

Desde el plano salarial, por su parte, Universidad de Avellaneda dice que “la mayor parte de los rubros productivos perdieron poder adquisitivo en el último año y medio, destacándose la merma en actividades primarias y en hoteles, por encima del 12%”.

Por sectores, “se registran casi 58.000 empleos perdidos en la industria, además de 11.177 en el sector de la construcción y más de 26.600 en el transporte y otros servicios conexos”, afirma el estudio.

Los resultados en los sectores intensivos en mano de obra, contrastan con una incipiente creación de menos de 3.800 empleos en el sector primario, orientado a la exportación, agrega.

En consecuencia, al indagar entre los “ganadores y perdedores”, se tiene una relación asimétrica donde, por cada empleo nuevo en el sector agrario, se destruyeron 3 en la construcción, alrededor de 7 en servicios y más de 15 en el sector fabril, advierte la casa de estudios.

Fuente: Ámbito