Aunque no pesa sobre la legisladora una prohibición para salir del país, debido a los procesos judiciales la legisladora informó previamente al juez Bonadio.

La senadora Cristina Kirchner emprendió esta madrugada desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza un viaje hacia Cuba, donde permanecerá una semana junto a su hija Florencia quien padece problemas de salud.

Cerca de las 5:00 de este jueves la ex presidente abordó el vuelo CM 364 de la empresa Copa hacia Panamá donde deberá combinar con otro vuelo que la traslade hacia La Habana.

Aunque no pesa sobre la legisladora una prohibición para salir del país, debido a los procesos judiciales que la involucran la legisladora informó previamente al juez federal Claudio Bonadio acerca de la realización del viaje y los motivos del mismo.

Culpa a la justicia
Cristina Fernández de Kirchner subió ayer un video a las redes sociales donde acusa a la Justicia por los “severos” problemas de salud que padece su hija Florencia, por los que tuvo que viajar a Cuba para someterse a un tratamiento.

El video dura unos cinco minutos y la ex mandataria acusa a la Justicia de haber sometido a su hija a una “feroz persecución”.

“Estás escuchando esto porque, una vez más, en Comodoro Py, no sólo se violan los derechos de los ciudadanos y las ciudadanas que somos opositores al Gobierno de Macri, sino que también se violan todos los derechos de nuestros hijos y nuestras hijas”, sostiene su voz en off mientras se suceden distintas fotos de Florencia Kirchner sola y junto a su familia.

La ex presidenta explica que “producto de la persecución feroz a la que fue sometida empezó, hace ya un tiempo, a tener severos problemas de salud” y agrega que el “brutal estrés que sufrió devastó su cuerpo, y su salud”.

“Es que, es muy terrible, para una joven que la acusen haber entrado a una asociación ilícita el mismo día que murió su padre. Sí, el 27 de octubre de 2010. Ese día la acusan de haber ingresado a una asociación ilícita, por una situación que ni ella, y ninguna persona creo, que pierde a un padre elige. Los hijos se convierten en herederos forzosos de su padre por la ley”, cuenta Cristina Kirchner.