Una mujer denunció que su expareja y otros dos miembros del Servicio Penitenciario Federal estuvieron involucrados en la desaparición de María Cash. El abogado de los Cash aseguró que la Justicia debe abrir una nueva causa por trata de personas.

Por Carlos Alberto

Las informaciones en torno a la investigación por la desaparición de María Cash —vista por última vez en Salta el año 2011— son confusas. La semana pasada el abogado de la familia tuvo que desmentir públicamente una publicación que aseguraba que los restos hallados en Bolivia no pertenecían a la joven diseñadora. 

Ahora, una mujer que hace años denuncia a quien fuera su esposo, un empleado del Servicio Penitenciario Federal de Salta (SPF) —tras un terrible ataque que sufrió la semana pasada y que la dejó internada en el Hospital San Bernardo— denunció que además de la violencia que ejercía sobre ella y sus hijos, él formaba parte de la “red de trata” que habría secuestrado, en una vivienda en Campo Quijano, a María Cash y otras dos mujeres. 

Ante esto, las dudas sobre la veracidad de la denuncia pública que realizó la mujer y que fue replicada por el diario El Tribuno fueron en aumento. El abogado de la familia Cash, Pedro García Castiella, confirmó la noticia y dijo que efectivamente la denuncia radicada por la mujer en Buenos Aires ya había sido remitida al Juzgado Federal 2 y que ella  estuvo en ese juzgado el 26 de febrero. Ese día solicitó garantías para hablar.

“Ella sufrió un atentado. Fue muy golpeada, con cabellos arrancados, tengo entendido inclusive que la habían drogado antes y le simularon coserle la boca, cuando en realidad se la habían pegado con La gotita”, precisó García Castiella al diario Clarín, y además subrayo: “Todo esto genera un contexto muy extraño, para tomarlo con mucho cuidado”.

La mujer dijo que para acallarla la golpearon y le escribieron con cortes sobre la piel la frase: “El macho siempre gana”. Al respecto, García Castiella ratificó que “eso es verdad”. Una foto difundida por diferentes portales informativos también lo comprueba. 

El juzgado ordenó que se remita un oficio al hospital para que manden la historia clínica e informen sobre las lesiones de la testigo. Ella había solicitado su incorporación al Programa de Protección de Testigos. El juzgado lo había pedido hacía alrededor de un mes y se estaba tramitando cuando ocurrió el ataque. “A partir de esto, ya tiene custodia policial, se la dispuso el fiscal”, indicó el abogado.

El letrado describió que desde la querella están tomando con mucha “cautela” los dichos de la mujer en virtud del “alto voltaje” de todo lo que declaró, pero que es la Justicia quien debe actuar: “El juzgado tiene que proceder a la evacuación de citas urgentes, que es constatar la veracidad de los datos. Y es fácilmente chequeable porque ella aporta domicilios y lugares que son fácilmente verificables”, sostuvo García Castiella.

Pidió ayuda

En comunicación con este medio, la ex senadora Gabriela Cerrano confirmó que años atrás la ahora testigo acudió a militantes del Partido Obrero en Tucumán para pedir ayuda por las numerosas denuncias realizadas contra su expareja y padre de sus hijos: “La acompañamos en aquel momento pero por la causa de las denuncias de violencia. A él le dieron un régimen de visitas que no cumplió”. 

Según comentó Cerrano, el fiscal Pereyra, en 2015, le dio la tenencia a la mujer en el caso; sin embargo, había denuncias de ambos lados. Aseguró que organizaciones de mujeres tanto locales como nacionales se encuentran evaluando la situación de esta mujer porque ella pidió ayuda a muchas personas. “Jamás nos comentó lo de María Cash. Ella siempre tenía mucho miedo”. Y describió que la mujer está en una situación anímica muy delicada. Señaló que es necesario que tenga ayuda psicológica permanente y sentirse acompañada. Ejemplificó que en casos de trata de personas a los testigos siempre les cuesta mucho hablar. “Alika Kinan estuvo 15 años en un prostíbulo hasta que pudo romper y contar”. Acotó: “La justicia es la que debe descartar su denuncia”.

La referente del Partido Obrero local recordó además que en aquella oportunidad el empleado del SPF la citó a mediación junto a Cuarto Poder por haber reproducido el parte de prensa redactado por el PO en donde se hacía mención a las denuncias por secuestro de los niños por parte de este empleado. En la oportunidad, la entonces senadora se preguntaba: “¿Quién lo banca a este tipo? Su abogado alegó daño moral y perjuicio en su trabajo, obviamente todos los citados rechazaron la acusación, queda pendiente si inicia demanda, el equipo de abogados del PO responderá y además exigimos a la policía federal la inmediata baja de ese empleado, el ultimo hecho de violencia ha demostrado que no tiene límites y que está dispuesto a matar a la madre de sus hijos”.

Lo que dijo en la Justicia

“Ella no sabía de María Cash nada en esa época. Cuando logra escapar, dice que a partir de los carteles la ve parecida a una de las que estaba adentro”, contó el abogado Castiella. Sin embargo, en la audiencia que se realizó este lunes, la mujer habría relativizado esa posibilidad. “Tengo entendido que le bajó un poco el tono a la certeza de si sería o no María Cash. Ella cree, pero no está segura”, señaló el letrado y agregó: “Pero sí habla de tres personas en cautiverio. Eventualmente podría investigarse, mediante una nueva causa, la trata de personas. No sé si vincularlo o no con el caso María Cash, por su falta de precisión y certeza”.

Antes de declarar, a la mujer le hicieron un examen psicológico y dio como resultado que estaba orientada en tiempo y espacio. Estaba en condiciones de hablar ante la Justicia.

Qué se dijo y qué no

Pese a que sí transcendieron los nombres tanto de la mujer como del empleado del SPF, en las varias notas que el diario El Tribuno publicó sobre la situación jamás los mencionó. Aunque evitó dar sus nombres, el diario de mayor tirada de la provincia publicó la foto de la mujer y un breve video de 39 segundos en donde ella afirma que hubo tres secuestradas, dos de ellas “muy jovencitas”.

Pocos medios locales se hicieron eco de la brutal golpiza de la mujer y de su denuncia. Algunos arriesgados se animaron a decir que lo que esta mujer dice “es pescado podrido”, otros, prefirieron mantenerse al margen, guardar silencio y en algunos casos advertir que se tuviera cuidado con replicar lo que contaba la mujer. ¿Quién es el empelado del SPF denunciado? ¿Por qué los medios no quieren publicar que esta mujer recibió un terrible ataque?

Un padre murió buscando Justicia

Respecto a cómo sigue la causa, García Castiella informó que “hay una serie de medidas que han ordenado ahora en función de los dichos que ella había procurado en la fiscalía de Buenos Aires. Entre ellos, había mencionado algunas dudas respecto al accidente de Federico Cash. Por eso, el Juzgado Federal mandó un pedido al juzgado de La Pampa pidiendo la causa donde se investigó el accidente de Cash. Ahora el juzgado federal mandó exhortos a Dolores para que le tomen declaraciones al matrimonio que colisionó con Cash”.

Federico Cash, de 70 años murió en 2014 en un accidente de tránsito. El accidente ocurrió cuando el Renault Clío que conducía chocó de frente contra un Peugeot 207 en el que viajaba un matrimonio. El violeto impacto se registró entre los kilómetros 182 y 183 de la Ruta Nacional 152, en La Pampa, cerca de la localidad de Puelches. Como consecuencia del choque, Federico Cash murió. En tanto el matrimonio que viajaba en el otro auto sufrió heridas, pero se salvó. 

Compartir
Artículo anteriorInauguración sin acto
Artículo siguienteSequía de debate