Ayer se festejó el día de la minería y en La Casa Rosada descubrieron que a pesar de haberle eliminado las retenciones por 220 millones de dolares, la actividad encabeza el ranking de despidos en el país.

Hoy el presidente Macri lanzará el Acuerdo Federal Minero pero el evento ya está empañado. Según informas los medios nacionales es que la industria ha defraudado la apuesta del Gobierno que apenas asumió Macri eliminó a las mineras las retenciones que pagaban en la apuesta de que con ese incentivo multiplicara la inversión y el empleo, como prometían desde las empresas. Lejos de eso, en lo que va de esa gestión hubo cuatro derrames de cianuro de la Barrick Gold y la actividad lejos de tomar más empleados, lidera el ranking de despidos.

Sobre la base de los últimos datos públicos -que son de febrero- la minería anotaba una caída interanual de empleo del 7%, más del doble del 3,4% que marcaba la industria manufacturera. Con un agravante, la minería no puede alegar que el “sinceramiento” de la economía le hizo perder rentabilidad porque apenas asumió Macri se vio beneficiada por la eliminación de las retenciones lo que se tradujo en un beneficio equivalente a 220 millones de dólares anuales.

Para los funcionarios una pérdida de caja semejante con una retribución de ser el sector récord en despidos, puede tener explicación económica por las condiciones del mercado internacional de minerales; pero políticamente es injustificable.