A las 12:30 en la Casa de San Juan en Capital Federal, gobernadores justicialistas y de Cambiemos diseñaran una estrategia ante la posibilidad de que Buenos Aires reciba más dinero a costa de las finanzas del interior. Urtubey es de la partida.

La cita es a las 12:30 en la Casa de San Juan y tendrá como anfitrión al peronista Sergio Uñac, uno de los mandatarios que revalidó pergaminos en las PASO del 13 de agosto que sí golpearon a otros caciques justicialistas como el cordobés Schiaretti o el entrerriano Gustavo Bordet  que aspiraban a comandar la Liga de Gobernadores justicialistas.

En las filas del PJ, entre los confirmados ayer se encontraban, los dos mencionados, el salteño Juan Manuel Urtubey, el chaqueño Domingo Peppo, la catamarqueña Lucía Corpacci, el tucumano Juan Manzur, el pampeano Carlos Verna y el vicegobernador santacruceño Pablo González.

La lista de invitados sin embargo se engordó tras los llamados de rigor desplegados por Schiaretti y Urtubey y ayer daban por hecho la asistencia además de los radicales de Cambiemos Alfredo Cornejo (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y Ricardo Colombi (Corrientes), además del rionegrino Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro) y el neuquino Omar Gutiérrez (MPN). No había sido ratificada en cambio la presencia del socialista santafesino Miguel Lifschitz, como así tampoco la del sanluiseño Alberto Rodríguez Saá (Compromiso Federal).

Según aseguró el medio nacional Ámbito Financiero habría documento conjunto donde advertirán que acordaron una estrategia coordinada de rechazo al planteo de actualizar el Fondo del Conurbano Bonaerense que la casa Rosada quiere actualizar pero con dinero  de las provincias. Justamente estas rechazaran el planteo por “carecer de sustento jurídico y por no considerar otros repartos de recursos, como los subsidios a los servicios públicos que llueven sobre el área metropolitana. También dirán que un fallo pro Vidal hará caer el acuerdo con Nación por el control de gastos e insistirán en pedir una solución política”, enfatizó el medio.

Ante el temor de sufrir un millonario desfinanciamiento, la remozada liga de gobernadores justicialistas -que ya se reunió el 3 de agosto en la Casa de Entre Ríos, hace apenas un mes- mutará en este caso a un convite con invitados extra PJ aunque en la Casa Rosada leen como “natural” la asistencia de los mandatarios de Cambiemos a la reunión porque “defienden los intereses de sus provincias”.

También se preocupan en aclarar que el destinatario de la instantánea no será Mauricio Macri sino la Corte, que es la que debe fallar en -enfatizan- “un conflicto entre provincias”. También remarcan que esperarán el fallo del máximo tribunal, para recién luego convocar a los gobernadores para explorar un acuerdo en el reparto de fondos. Pero los Ejecutivos provinciales miran, en definitiva, al Presidente, ya que reclaman que la encrucijada no sea resuelta por la Justicia sino con una salida política, vía una reforma fiscal en el Congreso.

La estrategia apunta entre otros ejes a cosechar una mayor coparticipación del Impuesto al Cheque, del Fondo Sojero y del Fondo Vial, además de que entre en ese régimen el reparto de ATN, que hoy se da de manera discrecional. Una pieza clave en esta estocada, como articulador, es el titular del bloque del PJ en el Senado, Miguel Pichetto.