Roque Mascarello, ministro de Salud.

Mientras se espera que el Pilcomayo continúe bajando, el gobierno fortalece el operativo de contingencia sanitaria en Rivadavia y San Martín.

Tartagal, Aguaray, General Mosconi, Morillo y Santa Victoria son algunas de las localidades donde se extremarán las medidas sanitarias, preventivas y de vigilancia. Así lo informó el gobierno de la provincia tras una reunión de gabinete en la que se analizaron los pasos a seguir por el desborde de los ríos en el norte provincial.

Según informó FM Aries, las autoridades sanitarias provinciales reorganizaron las tareas de los equipos de salud que se encuentran trabajando en los puestos médicos de avanzada, dispuestos estratégicamente por el Gobierno salteño en distintas localidades del departamento San Martín y Rivadavia, para asistir a las familias evacuadas de las comunidades afectadas por las inundaciones.

El ministro de Salud, Roque Mascarello, detalló que para apoyar el trabajo que realizan las áreas operativas involucradas -Tartagal, Aguaray, Mosconi, Morillo y Santa Victoria Este, se encuentran trabajando en terreno los médicos del refuerzo estival y que periódicamente se envían desde Capital insumos, medicamentos y profesionales para colaborar con las tareas de asistencia.

Se dispuso una dotación mayor de personal de salud para trabajar en los centros de evacuados y cooperar con los equipos de salud de los hospitales locales. “Los programas de Enfermería y de Atención Primaria de la Salud dotarán de agentes los lugares de trabajo neurálgicos, en materia sanitaria”, aseguró el ministro y quien agregó que toda la población está siendo controlada.