Es la denuncia y el reclamo de familiares, amigxs y organizaciones que buscan a la joven desde la noche del 26 de julio, cuando fue vista por última vez en la estación de servicio ubicada en 1 y 63 de La Plata.

Tras el rechazo de la Justicia al pedido de cambiar la carátula de “averiguación de paradero” por la de “desaparición forzada de persona”, clave en la aplicación de nuevos protocolos de búsqueda y para desterrar la hipótesis de que Johana se fue por voluntad propia, su madre encabezó todas las manifestaciones y las emblemáticas tomas pacíficas de la fiscalía a cargo del caso y del Consejo Provincial de las Mujeres, para exigir que se reactive la búsqueda, se aparte a la policía bonaerense de la investigación y que el Estado provincial se haga responsable.

Compartir
Artículo anteriorLa pelea
Artículo siguienteNo se escape, por favor