Los trabajadores del Ingenio San Isidro aseguran que no habría motivos económicos que justifiquen el cierre. En 2017, subrayan, se produjeron más cerca de mil millones de pesos. 

Ante lo comunicado por el Ingenio San Isidrio al respecto de su cese de actividades, desde el sindicato (Soeasi) explicaron que aún no recibieron ninguna información oficial al respecto y que no hay motivos financieros que justifiquen la decisión empresarial.

“La empresa debe dar marcha atrás con el cese de actividades, en consecuencia pretende imponer un cierre de hecho, ni siquiera nos han notificado y nosotros sabemos que al igual que hace tres años, cuando quisieron despedir a 200 compañeros, no hay fundamento”, explicitaron en un comunicado al que accedió Cuarto Poder.

Según detallaron, en el balance de la producción de 2017, el ingenio elaboró azúcar orgánica por un valor de prácticamente 600 millones de pesos, azúcar blanca por 175 millones y biocombustible por 226 millones. El total es de prácticamente mil millones ($998.040.150).

Pese al paso de los días y la falta de respuestas empresariales, desde el sindicato aún no confirmaron que vaya a efectuarse una asamblea con los trabajadores.