Sergio Leavy lanzo el proyecto “Tartagal productiva”. Se asienta en la cría de cerdos y la comercialización de carne y derivados con el objetivo romper con la estacionalidad de ese tipo de comercio que sólo explota en las fiestas de fin de año.
El emprendimiento fue encarado íntegramente por la Municipalidad de Tartagal desde el primero al último eslabón de la cadena que es la comercialización. Se llama “Tartagal Productiva” y se estima que dentro de un mes estará en plena marcha con el objetivo de comercializar carne de cerdo y derivados que provienen de unos 100 pequeños criadores independientes. La mayor expectativa está centrada en vencer de una vez y para siempre la típica estacionalidad de este producto, que son las fiestas de fin de año.

Según explicó el intendente Sergio Leavy a El Tribuno “después de acondicionar el matadero y capacitar a los productores comenzamos a bajar líneas de créditos para que mejoren los lugares de cría, porque todo hace a la salubridad y a la calidad del producto. Teníamos que mejorar y adaptar las instalaciones del matadero municipal. Finalmente necesitábamos engranar el último eslabón de esta cadena, que es la comercialización de la carne de cerdo fresca y los derivados. Para eso hicimos una inversión importantísima para instalar una carnicería que expenderá exclusivamente este producto”.

Como la comuna no puede facturar “tuvimos que crear una empresa del estado que hemos denominado Tartagal Productiva, que tendrá a su cargo la administración del matadero municipal y la carnicería y que contará con personal propio”, dijo el intendente.

El jefe comunal explicó también que el municipio contrató un chef que está capacitando en los barrios y en las comunidades aborígenes sobre cómo saber utilizar insumos para la preparación de comidas saludables con base de cerdo. “Le hemos puesto tantos recursos y tantas ganas a este proyecto que tiene que ser exitoso”, concluyó.