Imagen alusiva.

El fiscal Pablo Paz aseguró que hubo omisiones en el control de la familia del menor fallecido. Consideró que los padres adoptivos no se encontraban en condiciones aptas para hacerse cargo por poseer rasgos psicópatas y masoquistas.

Tras una nueva jornada del juicio, el fiscal Pablo Paz opinó sobre el caso de la muerte de Thiago Quipildor.

Paz aseguró que los controles en la familia de Thiago no se realizaron de manera correcta y argumentó la falta de detección de las serias lesiones que presentaba el menor fallecido y su hermana.

En FM Aries, Paz agregó que las heridas del menor eran de larga data y fueron constatadas durante la autopsia. “Cuando fallece el pequeño, los médicos detectan los golpes en el cuerpo”, aseguró, y consideró que las pericias que se realizaron a los padres adoptivos determinaron que ellos no se encontraban en condiciones aptas para hacerse cargo de los niños, ya que poseían rasgos psicópatas y masoquistas.

Durante la segunda jornada del juicio declaró el médico Sergio Gonza, el cual tenía a su cargo el control médico de la situación de salud de los niños. Al respecto, Paz no descartó que podría ser sancionado por incumplimiento de funcionario público.

Los testimonios se brindarán hasta el viernes 28.