El obispo Jorge Lozano prometió gestiones con el macrismo para liberar a Milagro Sala. Para un sector de la iglesia la dirigente jujeña es la primera “presa política” de Macri y aseguran que tras la acusación hay una “sutil xenofobia”.

Lozano es el presidente de la Pastoral Social y mantuvo un encuentro con organizaciones sociales donde se ofreció a interceder contra la detención de la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, acusada de “asociación ilícita, fraude y extorsión” en la provincia de Jujuy después de encabezar una protesta contra medidas del Gobierno.

Según el portal Infoabe, la idea del obispo es abrir un canal de diálogo con el Gobierno, a través de un encuentro con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, con el objetivo de lograr la liberación de Sala a quien consideran la primera “presa política” del macrismo en el poder.

Buena parte de la Iglesia católica se expresó en contra de la detención de Sala. Para el propio Lozano, detrás de la acusación que pesa contra Sala hay una “sutil xenofobia”, fomentada y motorizada desde la asunción de Macri. “En estas semanas he visto en las redes sociales y también en algún programa periodístico una especie de demonización de las organizaciones sociales y un trato hostil hacia algunos de sus dirigentes”, señaló el obispo.

La promesa de Lozano llegó así a unas treinta organizaciones sociales que participaron de la reunión, como la CTA Autónoma, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep), el Mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) vía campesina, la Corriente Clasista Combativa, Barrios de Pie, Libres del Sur, Descamisados, el Movimiento Evita, la Tupac Amaru y Madre Tierra.

En el ámbito de la provincia de Jujuy los obispos ya habían solicitado una reunión con el gobernador Gerardo Morales, a lo cual el mandatario se negó, informó hoy el diario Página/12. También los Sacerdotes en Opción por los Pobres apoyan el pedido de liberación de Sala. El sábado realizaron una misa en la Plaza de Mayo, en la que criticaron duramente al gobierno de Macri por las medidas aplicadas en sus primeros 50 días al frente del Ejecutivo nacional.

Asimismo, advirtieron que le pedirán al papa Francisco que no reciba a Mauricio Macri hasta que no liberen a la dirigente social. El encuentro entre el Sumo Pontífice y el presidente argentino está programado para el próximo 27 de febrero.