El secretario general de UPCN, Gustavo Soto, aseguró que el 90% de la reforma laboral que propone la Casa Rosada es mala. A pesar de ello se negó a hablar del rol del gobernador Urtubey que no se opone a la misma.

El sindicalista estuvo ayer en el programa “Hablemos de política” que se emite por FM Aries y balanceó sobre la reunión que mantuvieron los gremialistas con el gobernador Urtubey en la jornada de ayer.

Soto el encuentro con el mandatario fue altamente positivo. Allí el primer mandatario expuso lo que pretende el gobierno nacional con la reforma de la ley de contrato de trabajo y sobre ese proyecto Soto remarcó: “esta reforma toca la medula de la relación empleador- trabajador”.

Si bien el sindicalista remarca que no existe una ley que sea completamente buena o 100% mala, entiende que a su parecer la nueva reforma es 90% mala, además de que se busca beneficiar con ella a las multinacionales y las Pymes quedan afuera.

De todos modos, cuando se le recordó que el bloque que la impulsa es muy fuerte e incluye al propio gobernador quien declaró que “acabar con la industria del juicio” sería altamente recomendable repitiendo el razonamiento del presidente Macri; Soto evitó responder al respecto y prefirió enfatizar que la fortalece del bloque ha logrado internalizarse en los propios trabajadores “quienes últimamente se alegran cuando un trabajador de Aerolineas es despedido por cobrar mucho o celebrar que sea despedido un empleado público porque supuestamente es ñoqui”

En ese marco, destacó el rol preponderante que deberá ocupar la CGT en los próximos días aunque advirtió que “Cambiemos prepara muy bien el terreno” y en ese plan ya dio algunos pasos al estigmatizar a diferentes sectores laborales que concluyen en un enfrentamiento entre trabajadores.

Finalmente y en muestras de un optimismo que rayó con la ingenuidad, el sindicalista se mostró tranquilo con respecto a la situación provincial porque según dijo, en la reunión de ayer con Urtubey el gobernador  les aseguró que el ajuste no va a llegar a los trabajadores.

Compartir
Artículo anteriorApenas un 10%
Artículo siguienteCon pelotas