Instalado en Esquel, el nuevo juez del caso Maldonado recibe a Otranto. Gustavo Lleral, de 53 años, es oriundo de provincia de Buenos Aires y actual juez penal de Rawson.

El juez penal N°2 de Rawson, Gustavo Lleral, arribó pasadas las 7.30 al Juzgado Federal de Esquel para reunirse con el juez Guido Otranto, el magistrado que fue apartado de la causa por la desaparición del artesano Santiago Maldonado desaparecido el pasado 1 de agosto.

Lleral llegó el miércoles a Esquel para seguir las dos causas abiertas por la desaparición de Maldonado. Se trata de dos causas relacionadas con el mismo hecho, una vinculada con la desaparición forzada y la restante acción de hábeas corpus por el mismo hecho, de la cual Lleral se hizo cargo por decisión de la cámara federal de apelaciones de Comodoro Rivadavia tras el apartamiento del juez Guido Otranto, quien fue separado del cargo por el principio de prejuzgamiento, sobre el cual había recibido dos pedidos, uno del Cels y el restante de la abogada de la familia Maldonado.

Fuentes del edificio del juzgado federal con asiento en 9 de Julio y Rivadavia, de Rawson, confirmaron a la agencia Télam que “un equipo de cinco funcionarios partió, encabezados por el doctor Lleral, poco antes del mediodía” del miércoles desde Rawson, para llegar a Esquel pasadas las 21.

Lleral arribó a para Esquel acompañado por los secretarios (penales) Gustavo Fabián Latorre y Leonardo Barzini, el prosecretario (lego) Juan Carlos Araujo y el escribiente interino José Daniel Scocco.

El flamante juez de la causa recibió el pleno respaldo “operativo y funcional” del presidente de la Cámara Federal de Apelaciones, Javier Leal de Ibarra, con quien se reunió el viernes para interiorizarse de todo lo que necesitaba para emprender el viaje a Esquel, a 580 km. al oeste de su asiento natural, como el respaldo de profesionales y técnicos de la Dirección General de Arquitectura para que se abocaran de inmediato a las reformas edilicias necesarias en el Juzgado Federal de Esquel, donde se instalará.

Según se supo de fuentes vinculadas con los preparativos del viaje, el juez penal de Rawson solicitó que de inmediato su equipo de trabajo sea provisto de cinco computadoras de escritorio, tres notebooks, dos impresoras multifunción, un scanner, cinco celulares corporativos, un proyector, una cámara filmadora, dos grabadores de digitales, útiles de oficina y vehículos, particularmente, dos camionetas 4 por 4.

Lleral, de 53 años, es oriundo de González Chaves (provincia de Buenos Aires) y se recibió de abogado en la Universidad Nacional de La Plata en 1988, aunque toda su carrera judicial la hizo en Chubut, provincia a la que llegó a principio de la década del 90 para ocupar cargos primero en la justicia provincial y luego pasar a desempeñarse como secretario penal del juzgado federal de Rawson hasta convertirse en juez penal, tras desdoblarse el juzgado que hasta ese momento era universal.

La acordada que lo puso frente al caso Maldonado es la 290/2017, y si bien está establecido que la subrogancia puede ser ejercida “indistintamente” por cualquiera de los jueces, se optó por Lleral teniendo en cuenta que en 25 días hay una elección legislativa sobre la cual el juzgado de Hugo Sastre tiene competencia, y se consideró oportuno no apartarlo de este fuero.

Como secretario penal, Lleral tuvo una destacada actuación en la causa por la masacre de Trelew, por la cual fueron condenados varios ex marinos de la base Almirante Zar de esa ciudad, donde fueron asesinados 16 miembros de distintas organizaciones de izquierda el 22 de agosto de 1972.

El caso más reciente al que se abocó fue el hundimiento del pesquero “Repunte”, que naufragó el sábado 17 de junio pasado mientras hacía la temporada de langostinos frente a las costa de Chubut con 12 tripulantes, de los cuales dos fueron rescatados con vida, tres fueron encontrados flotando y siete se encuentran desaparecidos.

Fuente: Ámbito