Tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia que ordenó que la materia religión se dicte fuera del horario escolar, la Asociación Docente Provincial pidió cambiarle el nombre a la materia para que siga dentro de la currícula.

La ADP propone que, para que los docentes que enseñan contenidos religiosos queden incluidos en el espacio curricular, se cambie el nombre del área de religión a “Educación para la paz”, “educación en valores” o “formación ética”.

El mayor temor del sindicato es que, llegado el caso de que estas clases extras queden desiertas, se cierren las aulas y el docente pase a disponibilidad. En Salta, desde 2008, regía la ley por la cual se impartía educación religiosa en establecimientos públicos dos veces por semana, en clases de 45 minutos.