El NOA pasó de exportar el 3% del total nacional en el 2003 al 7% de hoy. Catamarca posee el 37% de las exportaciones regionales. Le sigue Salta con el 28% del total regional y con fuerte presencia de petróleo y productos petroquímicos.

Las ventas al extranjero de la región NOA han ganado participación relativa respecto del resto del país: en 2003 representaban un 3% del total nacional y ahora es del 7%, según publica el portal Región Norte Grande a partir de un informe titulado Análisis Regional de octubre, que elabora la Fundación del Tucumán.

“Al observar la dinámica exportadora del NOA, se destaca la significativa evolución de Catamarca, provincia que se convirtió en la principal exportadora de la región desde 2002, debido al desarrollo de la actividad minera”, remarca Eduardo Robinson, director del Área de Economía de la Fundación del Tucumán, respecto de la industria que representa el 37% de las exportaciones del NOA.

De acuerdo al volumen exportado, le sigue Salta 28% del total regional, y Tucumán (21%). Jujuy y Santiago del Estero tienen un peso relativo del 8% y 6%, respectivamente, en las exportaciones regionales. Sin embargo, estas dos provincias consiguieron el mayor crecimiento durante los últimos 7 años, expandiendo sus niveles exportados al 33% anual en el caso de Santiago del Estero, y al 22% anual para Jujuy. Salta y Tucumán, en lo que respecta al período 2003-2009, crecieron en exportaciones aproximadamente al 12% anual.

Al desagregar las exportaciones del NOA por complejo exportador, se observa los perfiles diferenciados de cada provincia: en Catamarca, la actividad exportadora central es la minería; en Tucumán, la fruta fresca; Salta exporta petróleo y productos petroquímicos; Jujuy, caña de azúcar y tabaco; y Santiago del Estero vende al exterior principalmente soja.

El complejo sojero sólo representó el 9% de las exportaciones del NOA en 2008, en contraste con la importancia que tiene este complejo a nivel nacional (representa la cuarta parte de las ventas argentinas al extranjero) y que fue su principal motor de crecimiento en los últimos años. “La pregunta de fondo es si, ante este contexto internacional tan favorable, las políticas públicas están o no orientándose a impulsar las exportaciones mediante ganancias de competitividad genuinas. No parece ser el caso, al menos al juzgar por la elevada participación que tienen los tributos al comercio internacional, que en 1999 representaban el 5%, en el 2009 pasaron a ser del 13%”, analiza el informe.