Poco después de que la Fórmula 1 las quitara de los autódromos, las categorías argentinas Súper TC 2000 y TC 2000 redefinirán la tarea de las promotoras para que dejen de ser “publicidad estática” y asignarles “una función un poco más elevada que la que tenían”, según su presidente, Antonio Abrazian.

En los hechos, las mujeres ya no podrán aparecer en las cámaras como fondo de las charlas de los periodistas con los pilotos y, salvo en la grilla de partida, no estarán en el circuito ni en los boxes. Sí podrán estar en la calle interna de los garajes y en el patio de marcas, trabajando en stands de promoción. La determinación es la primera en el automovilismo local respecto a la tarea de las promotoras, e inmediatamente generó controversia. Algunos la objetan por entender que reducirá la oferta laboral. Otros, porque creen que esta función no supone una cosificación a la mujer, una consideración a esta como objeto.

“No vamos a prohibir a las promotoras. Vamos a darles una función un poco más elevada que la que tenían, no de estricta exhibición de publicidad. Una promotora por auto va a estar en la grilla sosteniendo el cartel. Van a cumplir funciones de asistencia a los pilotos y dentro del patio de marcas y de la zona promocional. La promotora promueve una marca y queremos que haga eso en todo su esplendor, como en el Salón del Automóvil y como en la costa, donde están todas las marcas. Al automovilismo todavía le faltaba esta pequeña vuelta de rosca para elevar la función de las promotoras”, alegó, en diálogo con el programa radial Carburando, Abrazian, que aclaró que la determinación fue tomada por las categorías, las automotrices que compiten en ellas y los patrocinadores.

Ocurrió “en sintonía con los cambios sociales en la Argentina y en el resto del mundo”, según un comunicado de STC 2000 y TC 2000, que indica que ahora habrá “personal de ambos sexos para funciones promocionales, con una vestimenta similar a la del resto del equipo”. Entre las consignas del movimiento #NiUnaMenos, de gran vigor en los últimos años en el país, figura la de la no cosificación a la mujer. Sin nombrarla, Abrazian la señaló como causa de la determinación. “Lo hicimos en el contexto de proteger a las promotoras. Es la evolución que el mundo está mostrando. Lo más hipócrita habría sido no decir nada en una situación tan cambiante y que ha evolucionado, no decir nada respecto a la decisión de la Fórmula 1”, manifestó el directivo.

Una de las primeros opositores a la medida fue Facundo Ardusso, el propio campeón de Súper TC 2000. “Muchas pagan sus estudios con la promoción y otras es su trabajo mismo. Y si alguna se prostituye (no conozco) es porque quiere”, tuiteó. Luego escribió: “Es un trabajo digno, para mi no son un objeto como dicen”. Y en la radio amplió su pensamiento: “No estoy de acuerdo en que cambien su rol. No las tomo como un objeto, no las cosifico. Abriría el juego a que cualquier chica o varón pudiera hacer promociones independientemente de sus características físicas, y no solamente una modelo linda, 90-60-90”.

Fuente: La Nación