Cambiemos ganó en Corrientes capital. La alianza que lidera el radical Colombi se impuso por menos de 4 puntos. El PJ se impuso en La Rioja y el Chaco.

Eduardo Tassano, un médico radical correntino, le regaló a Mauricio Macri una inesperada alegría electoral. Apadrinado por el gobernador Ricardo Colombi, Tassano derrotó ayer al peronista Fabián Ríos y se convirtió en el próximo intendente de Corrientes capital.

La victoria, mix entre una hábil ingeniería de Colombi y de los errores de Ríos, no estaba en los cálculos de casi nadie. La Casa Rosada, de hecho, apostaba más a un “batacazo” en La Rioja o a una derrota por poco margen en el Chaco. Esas no ocurrieron.

Con Tassano al tope de la boleta, Cambiemos se llevó la más jugosa de las tres elecciones que inauguraron la temporada electoral 2017 que tiene como día D el domingo 22 de octubre cuando se vota en todo el país.

Es el primer test global, donde en simultáneo se votó en tres plazas, tres dominios del PJ, pero donde solo en en un ring se ponía en juego un sillón ejecutivo: la intendencia de Corrientes.

De ese modo, Cambiemos -que estrenó su condición de oficialismo- consiguió lo que necesita como agua: un resultado emblema para tratar de mostrar una tendencia de respaldos en la previa de la elección grande.

El sacudón correntino le sirve al gobierno nacional para compensar que perdió en Chaco por casi 15 puntos y cayó en La Rioja a pesar que incentivó la división del PJ.

Condimenta, además, la pelea por la gobernación correntina que no tiene fecha porque Colombi dijo que elegiría candidato y fecha luego de la elección capitalina.

A Carlos “Camau” Espínola, el postulante del PJ, le apareció ayer un nubarrón en su carrera para convertirse en gobernador y casi de inmediato aparecieron los reproches. A Ríos, el perdedor, le pasaron dos facturas costosas: adelantó la elección y la separó de la gobernador, y dejó afuera de la alianza del PJ a un sector K que fue con lista propia y sacó 4 puntos.

Las elecciones del 4-J -Corrientes Chaco, La Rioja-, en la que participó más de un millón de votantes, se produjo en un contexto inédito en la última década y media, y casi atípica en los últimos 30 años: el peronismo no habita la Casa Rosada. De 1991 en adelante, la única elección en la que el PJ no fue gobierno fue la legislativa de 2001.

“La gente respaldó a la gestión provincial que hace un gran esfuerzo para mantener activa la economía del Chaco” aseguró Domingo Peppo, gobernador chaqueño, que festejó la victoria del peronismo por casi 15 puntos en la PASO para elegir cargos provinciales.

Peppo, que mantiene su acuerdo táctico con Jorge “Coqui” Capitanich, ordenó el sello Chaco Merece Más y relegó a Cambiemos que, en medio de tironeos ásperos entre la UCR y el PRO, llegó a la elección con tres ofertas. La oficial, finalmente, se impuso cómodamente pero la suma anduvo abajo de los 35% mientras el peronismo arañaba el 50%.

Una novedad, incómoda, fue la baja concurrencia que según Peppo estuvo en el 61% (sobre un padrón de casi un millón de electores) y atribuyó a las malas condiciones climáticas que afectan a la provincia.

Desde la UCR, en cambio, hablaron de “apatía” porque el gobernador anticipó la elección y la separó de la nacional. Al margen del resultado provincial, el dato a mirar en los números finales tiene que ver con Resistencia donde el intendente es Capitanich y con la elección era ajustada. Hubo sectores K, entre los que no estuvo La Cámpora, que llevaron la imagen de Cristina de Kirchner en la boleta y rondaron los 3 puntos.

“El gran elector fue Macri y Cambiemos perdió” le dijo anoche, exultante, a Clarín Luis Beder Herrera, diputado nacional, ex gobernador y jefe del PJ que ganó la elección provincial a pesar de que la Casa Rosada apostó -mejor dicho incentivó- la división del peronismo que compitió con cuatro ofertas distintas.

Por eso, el gobierno esperó con una expectativa una victoria en La Rioja que no llegó. Estaban en juego 18 bancas provinciales, repartidas entre ocho departamentos, donde el más importante era La Rioja capital que congrega más de 150 mil electores.

Ahí el PJ oficial, que archivó la marca FPV y excluyó a los partidos K, superó por más de 5 puntos a la versión PJ del intendente Alberto Paredes Urquiza, mientras Cambiemos -con la jefatura del ministro de Defensa Julio Martínez- quedaba tercero por unas décimas.

El FpV, que fue al margen del PJ, empujado por Kolina y partidos como el Frente Grande quedó lejos del podio: terminó séptimo con algo menos de 3%. En La Rioja, como en Chaco, la concurrencia fue más que modesta: votó algo más del 58% del padrón.

Fuente: Clarín