La familia de Débora Díaz, una mujer asesinada por su ex novio, apelará el fallo que condena a 22 años de cárcel al asesino. La carátula fue emoción violenta y no “femicidio”. Por este último le correspondería cadena perpetua.

Familiares de Débora Díaz, una joven asesinada por su ex novio, apelará el fallo del Tribunal Oral 4 de San Isidro que condena al imputado a 22 años de cárcel. Al considerarse que el acusado fue víctima de “emoción violenta” la defensa evitó la prisión perpetua correspondiente en casos de femicidio.

La abogada Lucía Ransenberg, representante de los damnificados, dijo en diálogo con Página 12 que la sentencia fue “un mal mensaje para la sociedad” porque está muy claro que el acusado, Brian Montenegro, cometió un femicidio dado que hubo violencia anterior, una denuncia y una restricción perimetral en su contra.

Los jueces consideraron que no fue femicidio porque el día del hecho, Díaz, que estaba embarazada, le dijo al acusado que ella mantenía una relación con otro hombre y eso provocó la desmedida reacción del joven.

Compartir
Artículo anteriorMarcha por Abril
Artículo siguiente¡Vamos los pibes!