Medios nacionales remarcan que la posición amigable de Urtubey con la Casa Rosada se da en un momento crítico del gobierno nacional. El sateño fustigo a Moyano y respaldo al sindicalista Héctor Daer quien desistió de la marcha del próximo 22 de febrero y fue acusado de “carnero” por la CGT.

Juan Manuel Urtubey volvió a desmarcarse de la oposición al gobierno nacional y salió a acusar a Hugo Moyano de “extorsión” por la marcha del 22 de febrero y por decir que a Mauricio Macri “le queda poco tiempo”.

El gobernador de Salta se sumó a las críticas de Cambiemos contra el líder de los camioneros, que en una entrevista afirmó que a Macri “le queda poco tiempo” porque “está fracasando y no tiene respuesta”.

“Me parece una pena que este tipo de actitudes sigan existiendo en la Argentina”, planteó el salteño en diálogo con radio La Red. “La Argentina lo que necesita es que nos sometamos todo a la institucionalidad, el que tenga problemas que los aclare, que los resuelva. Este tipo de lógica semi extorsiva no nos hace bien”, completó.

En medio de la grave situación que atraviesa parte de su provincia por las inundaciones, Urtubey ya se había hecho tiempo el domingo para calificar como “un desatino total” la realización de la movilización contra el Gobierno nacional el mismo día del aniversario de la tragedia de Once.

“No hay que escudarse en grandes luchas sociales a la hora de dar explicaciones” a la Justicia, agregó en línea con el oficialismo y también con Héctor Daer, el referente de “los Gordos” que se rechazó el apoyo de la CGT a la movilización y fue acusado de “carnero” por su compañero Carlos Acuña.

Urtubey vuelve a mostrarse alineado con la Casa Rosada luego de que el año pasado se mostró durante algunos meses en una posición más dura, la cual abandonó después de la derrota en las elecciones. El salteño fue uno de los que más insistió con la aprobación de la polémica reforma previsional e incluso castigó a su diputado Javier David por haber votado en contra. Como explicó LPO, el gobernador lo castigó en la pelea por la sucesión, por la que también tironea Pablo Kosiner.

Esta posición “amigable” de Urtubey con Macri se da en momentos en que el peronismo parece empezar a acelerar en la búsqueda de un candidato presidencial  l para 2019, un lugar que el salteño pretende conseguir