El Gobierno de la Provincia recibió más de 20 millones de dólares en donaciones a manos de Direct Relief, una organización californiana que reparte dinero a los sistemas de salud del mundo.

De acuerdo a trascendidos periodísticos dados a conocer hoy, el Gobierno de la Provincia, por intermedio de su Ministerio de Primera Infancia, habría recibido equipos y medicamentos entre 2016 y 2017 de parte de Direct Relief por un valor de unos 20 millones de dólares.

Los vínculos entre el Gobierno y la organización californiana se habrían iniciado en enero de 2016 por gestiones de la cartera de Carlos Abeleira, uno de los sobrevivientes a los recientes cambios en el gabinete.

La última donación, según declaraciones consignadas a funcionarios provinciales, habría llegado en diciembre último y fue a parar al Ministerio de Salud Pública de Roque Mascarello -otro de los sobrevivientes-. Fueron unos 10 millones de dólares en medicamentos a repartirse en los centros de salud.

Direct Relief nació en la posguerra mundial a través de un inmigrante europeo que empezó a girar donaciones a su Estonia natal. William Zimdin fundó la ONG en 1948.

Por estos días, Direct Relief se jacta de no recibir aportes de ningún gobierno y de distribuir las donaciones exclusivamente para garantizar acceso a la salud.

La organización filantrópica, según los detalles sobre políticas de financiamiento que constan es su sitio web, se dedica a “fortalecer los sistemas de salud a largo plazo que son vitales para las personas vulnerables de todo el mundo, y responde ante emergencias que no reciben una atención generalizada. Direct Relief se compromete a gastar su dinero de la forma más productiva y eficiente posible”.

A juzgar por las condiciones infraestructurales de la salud salteña, puesta al desnudo en días recientes con un video del hospital de Orán, la Direct Relief no está garantizando ninguna eficiencia.