Indignada por el rosario que el Papa Francisco regaló a Milagro Sala,  la líder de la Coalición Cívica criticó al Sumo Pontífice. Aseguró que confía en los obispos argentinos pero no en Francisco.

Elisa Carrió realizó hoy a través de su cuenta de Facebook “llamado desesperado a la no violencia” y  apuntó contra el Papa Francisco. “Es sumamente peligroso alimentar la violencia sobre todo desde el plano espiritual”, lanzó Carrio en redes sociales, en un mensaje que fue leído como una crítica a Francisco, que días atrás le mandó un rosario bendecido a Milagro Sala, presa desde hace un mes.

El mensaje de Carrió -una de las líderes de Cambiemos- llega a apenas 10 días del encuentro entre el presidente Mauricio Macri y el Sumo Pontífice de la iglesia Católica, que tendrá lugar en el Vaticano el próximo 27 de febrero. En ese contexto, Lilita fue tajante y sostuvo: “Hay que defender al Presidente de la Nación, que busca la pacificación y que fue electo por vía democrática, es preciso no generar confusión” y manifestó que confía en los Obispos de Argentina más “ya no en el Papa”. Para no dejar dudas sobre su mensaje contra Francisco, cerró de manera tajante: “A Roma no voy”, sentenció.

Dirigentes de su entorno, que mantienen diálogo diario con Carrió -en vacaciones en Punta del Este- confirmaron a Clarín el malestar de la diputada por el regalo de Francisco a la líder de la Tupac, a quien Carrió considera una “ladrona”.

“No hay que confundir misericordia, que es lo que el Papa puede tener con un pecador, a un discurso de empoderamiento de la violencia, porque si uno empodera a un violento el mensaje que transmite es el de la violencia”, fue el mensaje que “Lilita” le transmitió a los suyos desde Uruguay. Además, la líder volvió a recalcar la necesidad de defender al Presidente porque es “democraticamente electo y está haciendo un trabajo a la pacificación”.

Esta no es la primera vez que Lilita arremete contra el Papa. Durante la campaña presidencial, la líder de Cambiemos había expresado que Francisco cometía “un error enorme al recibir a Cristina”.

Además, la diputada nacional siempre se mostró en contra de la cercanía de Francisco con dirigentes kirchneristas. “¡No me defraude Francisco! Cumpla en no meterse en la política de la Argentina. Yo lo quiero ‘pastor universal’ de todos. No lo quiero en una interna en el Partido Justicialista (PJ), a ver a qué candidato del PJ él puede dominar”, le había reclamado en junio del año pasado.

Fuente: Clarín