Imagen ilustrativa.

La Fiscalía Penal de Embarcación inició actuaciones preliminares a partir de la denuncia de un médico del hospital del lugar. Se alertaba de la presencia de dos hombres de una comunidad aborigen que padecen una discapacidad y que viven en malas condiciones. Uno incluso sería atado por sus padres.

Un médico del hospital de Embarcación denunció la presencia de dos hombres de una comunidad aborigen que padecen una discapacidad y que viven en malas condiciones. Uno incluso sería atado por sus progenitores. La Fiscalía Penal de Embarcación está a cargo de la causa.

La fiscal informó la situación al Asesor de Menores e Incapaces en turno y en forma conjunta solicitaron que ambas personas sean trasladadas al hospital de la zona para que se les haga una revisión. Así determinarían las condiciones de salud que presentan los dos hombres.

Por otro lado, se dispuso que se realice un relevamiento socioambiental en el lugar y se reciban testimonios que puedan aclarar la situación denunciada.