Milagro Sala advirtió desde la cárcel de Jujuy que está a punto de atentar contra su vida. Denunció que la están dañando psicológicamente y que está presa por ser una conductora y kirchnerista.

Desde el penal de Alto Comedero donde permanece detenida desde enero, Milagro Sala criticó al gobierno de Gerardo Morales y denunció que la Justicia provincial por inventarle causas. “Ya me tienen presa. Me están dañando psicológicamente, han perjudicado a mi familia, han perjudicado a un montón de compañeros… ¿Qué más van a hacer? ¿Qué más quieren? Yo estoy a punto de atentar contra mi vida, porque no aguanto más esta presión”, aseguró Sala.

La advertencia ya es parte de la mayoría de los medios del país y aparece a pocos días de que se la imputada en una causa por el secuestro de un bebé. Al respecto deberá declarar este viernes ante el magistrado Pablo Pullen Llermanos aunque la dirigente adelantó que no se presentará. “Que me declare en rebeldía”, desafió. “No voy a responder a la justicia provincial porque lamentablemente no tengo garantía de que se haga justicia conmigo”, afirmó quien ya está involucrada en casi una decena de expedientes judiciales. “Estoy dispuesta a defenderme, pero con una justicia que haga justicia, no con una justicia que tenga el color rojo y blanco radical”, se quejó.

“Yo acuso directamente al juez Pullen Llermanos por cualquier cosa que pueda pasar con mi vida o mi integridad”, agregó la líder de la Tupac Amaru. “Es injusto lo que estoy pasando. Si me llega a pasar algo acuso directamente a la secretaria de Derechos Humanos de Jujuy, Susana Haquim, al juez Pullen Llermanos y al Superior Tribunal de Justicia de Jujuy”, dijo la rea.

Además, la líder de la Tupac Amaru reiteró que sus condiciones de detención no son las que comunicaron desde el gobierno provincial. “Vinieron a sacar fotos de la pieza diciendo que era una pieza VIP, cuando está llena de hongos. No mostraron la parte de abajo de las paredes, que está lleno de humedad”, protestó en diálogo telefónico con Submarino Jujuy.

“Estoy sufriendo una persecución psicológica muy fuerte”, afirmó. “En los medios salieron a decir que tengo privilegios y lamentablemente no es así. Yo para ingresar ropa de abrigo, para ingresar comida, tengo problemas. Vivo teniendo problemas. Si voy al baño, anotan que voy al baño; salgo del baño, anotan que salí del baño”, explicó. “Nos hacen informes, nos molestan, nos hostigan”, insistió.

Asimismo, la líder de la Tupac Amaru dialogó también con Vorterix Rock y se despegó del escándalo del ex funcionario kirchnerista, José López, quien fue descubierto mientras intentaba esconder más de 9 millones de dólares en un convento de General Rodríguez. “Nosotros no somos López. Yo no soy López. El kirchnerismo no se merecía algo así. Muchos trabajamos con el corazón y no para llenarnos los bolsillos. Me dio bronca”, dijo. “Estoy presa por ser conductora y por ser kirchnerista”, sentenció.