Cansino te raja. La ex ministra eludió la responsabilidad en el caso Thiago.

Trabajadores y trabajadoras sociales se manifestaron ayer en la plaza 9 de Julio para exigir mejores condiciones laborales. Presentarán un documento dentro de diez días. Temen persecuciones tras el caso Thiago.

Después de la sentencia en el caso Thiago que condenó a tres de sus colegas, trabajadores y trabajadoras sociales se manifestaron ayer en la plaza 9 de Julio para exigir mejoras laborales.

Se anunció que se redactará un documento en el que se detallarán las falencias a las que están sometidas las personas que trabajan en las distintas dependencias del Estado provincial. Será presentado en diez días.

El reclamo por mejores condiciones no es algo nuevo. Incluso antes de la muerte de Thiago Quipildor, en julio de 2015, se habían presentado al menos dos informes dentro del ex Ministerio de Derechos Humanos. Allí se detallaban los faltantes y se sugería a las autoridades que se trabajara de manera urgente para solucionarlos.

Los trabajadores y trabajadoras nunca recibieron respuesta y, por el contrario, fueron señalados como responsables. El lunes pasado, tres ex funcionarias de la Dirección de Niñez y Familia fueron condenadas a prisión condicional, inhabilitación para ejercer sus profesiones y para trabajar en el ámbito público.

Ahora, sus colegas van a endurecer las protestas. Saben que pueden ser los próximos a caer y ser señalados por un sistema que cubre a las autoridades y le suelta la mano a los más débiles.